GLORIA A ESAS MANOS QUE TRABAJAN POR PUERTO RICO

Tan pronto nos recuperamos del golpe del huracán María, aún aturdidos por el ruido atronador de los vientos, asombrados con tanto árbol caído, verjas tumbadas, postes eléctricos derribados en las azoteas, puertas y ventanas voladas, los residentes del Viejo San Juan acudimos a los lugares que solíamos frecuentar en busca de desayuno, comida, bebida. Como si los dueños y los empleados de estos establecimientos no hubieran sufrido daños, como si fuera tan sencillo reiniciar sus operaciones sin agua y electricidad, como si, en lugar de residir en lugares diversos y hasta remotos de la Isla, hubieran amanecido allí, listos para ofrecernos los servicios acostumbrados. Guiados por nuestros estómagos y nuestras necesidades personales, por una parte, y huérfanos de información sobre los destrozos causados en otras partes del País, hicimos abstracción de todo lo sucedido y acudimos a cafeterías y restaurantes con la expectativa de encontrarlos abiertos, como si tal cosa.

Ciertamente, apenas transcurridos dos días después del Huracán, vimos subiendo la cuesta de la calle Cruz a los empleados de la cafetería El Mesón, con sus uniformes, habiendo recorrido carreteras llenas de árboles, postes y cables eléctricos para cumplir con su trabajo. Organizados como siempre y ahora más que nunca, abrieron sus puertas y nos dieron de comer su menú casi completo con la amabilidad y la sonrisa de siempre. También lo hicieron los empleados de Chocolate Cortés, quienes rápidamente improvisaron un menú de desayuno y almuerzo. Y qué decir de Manolín, que reanudó sus operaciones a toda capacidad y con una energía positiva, francamente contagiosa. Barrachina y uno de los quioscos de la Plaza de Armas también se unieron al grupo de valientes que han encarado las dificultades y los costos que conllevan sus operaciones y que le siguen dando su apoyo a los residentes y empleados del Viejo San Juan. Y aunque la crisis continúa, Starbuck´s, la Vaca Brava, Triana y otros luchan día a día por darle vida a una ciudad desolada. Otros negocios también han abierto posteriormente, según sus capacidades: la farmacia Puerto Rico Drug, la primera, seguida de Luma, Walgreens y CVS. Supermax también ha hecho un gran esfuerzo.

Nada de esto sería posible en el VSJ ni en todo el país sin la presencia de los trabajadores de pequeñas y grandes empresas, a los periodistas, a los policías de tráfico, defensa civil y a otras personas que han dejado a sus casas maltrechas, a sus hijos y a sus familiares, personas que transitan diariamente por carreteras y caminos llenos de obstáculos, personas que también tienen que proveer agua y alimentos a sus seres queridos. Y qué podemos decir de los trabajadores que se afanan por restaurar los servicios de agua y electricidad, ambos indispensables, tanto para la salud de todos los ciudadanos, como para la recuperación de este bendito País.  Mención aparte merecen los empleados de la AEE, los más criticados, los más maltratados, los que sufren por la incuria de los que siembran árboles cerca de los cables eléctricos, de los que no podan como debieran y de los que instalan generadores eléctricos de forma irresponsable. A estos y a todos trabajadores que están dando la cara por Puerto Rico, les recito esa estrofa maravillosa del poeta Corretjer:

¡Gloria a las manos, a todas las manos que hoy trabajan porque ellas construyen y saldrá de ellas la nueva patria liberada!

Anuncios

CAMPAÑA PUBLICITARIA QUE INCITA A LOS USUARIOS A CONVERTIRSE EN ADICTOS

El Diccionario de la RAE define, en su primera acepción, la palabra ´adicción´ como:

1. f. Dependencia de sustancias o actividades nocivas para la salud o el equilibrio psíquico

Según esta definición, todo tipo de adicción es negativa y dañina. Son tan dañinas que el gobierno de Puerto Rico incluso dispone de una agencia denominada Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA).   En aras de la salud mentalde los puertorriqueños, es necesario que se prevengan y se curen las adicciones, del tipo que sean, porque todas atentan contra la salud física y mental de las personas. Entre las adicciones que están causando trastornos de comportamiento ya figura la nomofobia, o la adicción al teléfono móvil.

¿Cómo es posible, entonces, que SPRINT, una empresa de telefonía movil e Internet que opera en Puerto Rico, desarrolle una campaña de publicidad incitando a los ciudanos a ser ´datadictos´ en contra de la política gubernamental que crea una entidad cuya función es, precisamente evitar la adicción? A quién le corresponde fiscalizar los textos publicitarios para evitar que se den situaciones como éstas? ¿O es que las agencias de publicidad tienen carta blanca para decir lo que les da la gana, aún en perjuicio de los ciudadanos? Y lo qué es peor, ¿Cómo interpretan los puertorriqueños de todas la edades este mensaje?

Abuso de poder en las Fiestas de San Sebastián

Cada año los gobernantes de turno se inventan nuevas formas de alterar la vida normal de los residentes, empleados y visitantes del Viejo San Juan (Puerto Rico) durante las Fiestas de San Sebastián. Este año les ha entrado la locura de las vallas. Hay miles de vallas de metal en los lugares más insospechados e insólitos:  para dividir los carriles frente a Hacienda, a lo largo del paseo de Covadonga, alrededor de la Rogativa en la Caleta, alrededor del Morro, y dentro de la Plaza de Armas, por dar algunos ejemplos. Seguro que alguien del gobierno tiene un pariente o amigo al que le han dado este negocito y como no saben dónde ponerlas se han lucido reprimiendo la libre circulación. Es totalmente absurdo que si durante 360 días al año  la gente se puede acercar a la Rogativa y contemplar la Bahía, puede espatarrarse en el Morro a placer, sentarse en cualquier lugar de la Plaza de Armas y circular por los carriles establecidos, durante los 4 benditos días que duran las Fiestas de San Sebastián se bloquee el acceso a estos lugares. Hay quien trata de justificar estas acciones aduciendo que alguien se puede suicidar tirándose desde las almenas de la muralla, que la ¨muchachería¨ utilizará los predios del Morro par beber y drogarse, que alguien puede mutilar las figuras de la Plaza de Armas. Pero digo yo, si tienen todo el año para hacerlo tranquilamente, por qué se les va a ocurrir hacerlo en los 4 días del año en que hay más policías en el Viejo San Juan?

Este año el asunto de las vallas ha provocado un incidente que deja al descubierto el abuso de poder que se genera cuando se establecen prácticas carentes de sentido sin que ninguno de los funcionarios gubernamentales responsables de estas medidas represivas se detenga a pensar en la irracionalidad de lo que están haciendo. Se trata del arresto del declamador Johan Figueroa González, un tipo pintoresco que ofrece su arte casi a diario en la Plaza de Amas y que ya tiene su público. Si nadie le impidió antes que se manifestara encaramado al muro de la fuente, a santo de qué se lo trataron de impedir ayer? Si el gobieron decide unilateralmente bloquear sin ninguna razón válida un acceso normalmente permitido, lo más lógico es que los ciudadanos lo reclamen. De qué delito lo han acusado?

Además de las vallas, los gobierno de turno ha establecido otras medidas represivas (nunca he sabido qué le toca a la Fortaleza y qué al Municipio). El acceso al Morro desde la Caleta está cerrado y hay varios guardias custodiándolo. Esto me ha tocado de cerca porque me encontré con el impedimento cuando me disponía a caminar hacia el Morro como suelo hacerlo varias veces a la semana. De entrada, un guardia nos dijo a mí y a mi esposo que no podíamos pasar, luego nos preguntó a qué ibamos. Le dije que éramos residente del Viejo San Juan y que íbamos a caminar por el Morro como siempre solíamos hacerlo. Entonces nos preguntó que dónde vivíamos y por fin, nos dejó pasar. Era evidente que vivíamos en el VSJ porque solamente llevábamos las llaves de la casa. Caminamos hasta la Escuela de Artes Plásticas y al culminar la cuesta pasamos junto a dos guardias más. Vimos que todo estaba solitario y que había unos focos gigantescos a medio camino hacia el fuerte. Nos encontramos con un grupo de personas que venían en sentido contrario, quizás desde el Totem o la calle San Sebastián, acaso tratando de huir del revolú o sencillamente, paseando como nosotros. Como el ambiente era francamente inhóspito, optamos por regresar por el mismo camino. Para nuestra sorpresa, los guardias habían interceptado al grupo de personas que nos precedía y no los dejaron bajar hacia la Caleta. Yo le indiqué a uno de los guardias, que además, nos había visto subir hace un momento, que éramos residentes. Nos preguntó que dónde vivíamos y al decirle que vivíamos en La Puntilla se quedó como si le hablara en chino y me dijo que tendríamos que presentarle nuestro ID al guardia de la Caleta. De cuándo acá se pide ID para caminar por las calles? Quién se inventó esto? Por qué no se puede acceder al Morro desde la Caleta durante estos 4 días, cuál es la explicación racional? Se trata de acorralar a las ´bestias´ que acuden a la SanSe, o se trata de fastidiar a los residentes. -Qué quieres vivir en el VSJ, pues j…te!-

Estos abusos, si se toleran, pueden ir a más. No permitamos que las Fiestas de San Sebastián se conviertan en una excusa para violar los derechos ciudadanos porque se empieza así y se termina encerrando a las personas en campos de concentración.

Vive la bohemia puertorriqueña

La Fundación Nacional para la Cultura Popular, una organización sin fines de lucro ubicada en la calle Fortaleza del Viejo San Juan, celebra cada mes su noche de bohemia. Los asistentes a ¡Vive la Bohemia! disfrutan de una velada musical íntima en la que participan el cantante y actor Julio Enrique Court y sus invitados.

vive-la-bohemia-1

La calidad de las voces y la música que nos ofrecen estos artistas es extraordinaria. El ambiente es cálido, de buen gusto y tiene un toque de complicidad y picardía que lo hace único. Aunque son muchas las piezas musicales que nos obsequian, podríamos estar escuchándolos toda la noche. Es lo que pasa cuando la calidad de la voz, el sentimiento, el acompañamiento y las tablas se conjugan en una interpretación.

Como si la voz privilegiada de Julio no fuera suficiente, se hace acompañar de otros músicos maravillosos, entre los que figuran talentosas sopranos puertorriqueñas, el pianista Cuqui Rodríguez y el guitarrista Luis (Tito) Correa. He tenido la oportunidad de escuchar, casi a capella, las voces privilegiadas de Melliangee Pérez-Maldonado e Hilda Ramos imprimiéndole a la música popular la fuerza de la ópera. También he escuchado la voz rotunda de Jacqueline Capó. Lo que se hereda no se hurta. ¡Qué lujo!

 

OTORGAMIENTO DE BECAS EN LA UPR Y JAIBERÍA POLÍTICA

La Universidad de Puerto Rico comenzó a sufrir la contracción de su personal en 2007, en gran parte debido a una crisis económica que en la actualidad ha alcanzado dimensiones insospechadas. La reducción de personal con nombramiento regular en algunas unidades de la Universidad ha llegado a más del 50% de la plantilla laboral debido a la congelación de plazas y la jubilación de los empleados que ya han cumplido con los requisitos de años de servicio o edad. Para paliar esta situación, la administración universitaria ha permitido la contratación de puestos, tanto docentes como no docentes. Esta contratación ha redundado en más contratos, toda vez que las personas que dejan sus puestos regulares para ocupar los contratos, por lo general son sustituidos por empleados nuevos. Como es de esperarse, todas las personas que ocupan actualmente algún contrato tienen la expectativa de conseguir un puesto permanente.

La adjudicación de becas presidenciales en la UPR data de muchos años. Las becas y sus requisitos, tanto en cuanto a las disciplinas incluidas como al compromiso que conllevaba su adjudicación, se anunciaban en los tablones de edictos de la UPR o por otros medios. El espíritu de las becas era reforzar las disciplinas académicas de difícil reclutamiento y favorecer a los estudiantes de alto rendimiento y pocos ingresos. Es muy posible que en ocasiones anteriores haya habido casos de favoritismo, tanto en las presidencias coloradas como en las azules, pero quizás nadie los denunció o se encubrieron, acaso porque durante las épocas de las vacas gordas la Universidad reclutaba personal constantemente y no era tan difícil conseguir un puesto. Hoy, sin embargo, hay una larga fila de empleados, muchos de los cuales llevan años por contrato, esperando por una plaza.  Muchos de estos empleados se han visto obligados a continuar estudiando más allá de los requisitos esenciales de las posiciones a las que aspiran para ser más competitivos, por lo que cuentan en su currículo con más de una maestría y hasta ostentan el doctorado o están en vías de conseguirlo.

Es en este contexto que se produce el escándalo que ha puesto en evidencia el abuso de poder de los funcionarios que ocupan las altas esferas universitarias y que salpica al propio Gobernador. No se trata únicamente de costearles los estudios graduados a familiares y amigos en universidades fuera de Puerto Rico, sino de asegurarles un puesto, toda vez que uno de los beneficios de las becas es la adjudicación de una plaza al obtener el grado correspondiente. El otorgamiento irregular de las becas presidenciales para realizar estudios en disciplinas que no son de difícil reclutamiento a personas allegadas a la administración universitaria o al entorno García Padilla, con el fin último de garantizarles una plaza en la Universidad de Puerto Rico, no es solamente un acto de jaibería política de los funcionarios que favorecieron esta práctica, bien por acción o por omisión, sino un agravio contra todos aquellos empleados que con su esfuerzo se han ganado las plazas que ocupan por contrato y que esperan pacientemente su turno. Para resarcir el agravio no basta solamente con las renuncias o destituciones anunciadas: el dinero de las becas debe ser restituido, el compromiso de reclutamiento rescindido y la transparencia de todos los procesos, en especial los reclutamientos, garantizada. Hay que fiscalizar constantemente a los que ostentan el poder porque ya lo dijo Lord Acton: El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente.

Artículo enviado al El Nuevo Día, que no fue publicado
San Juan de Puerto Rico
8 de julio de 2016

 

 

Axel Anderson: un actor en el recuerdo

Me enteré de la muerte del actor alemán-argentino, Axel Anderson, por una mención indirecta en la prensa. A pesar de tratarse de una figura importante del teatro, el cine y la televisión puertorriqueña, su muerte no ha tenido el despliegue que suelen tener los fallecimientos de otras personas, conocidas por su profesión o por otras razones.

Axel Anderson fue mi actor favorito. Durante décadas seguí sus actuaciones. Luego, le fui perdiendo el rastro. Hace un par de años, mientras me tomaba un café en la barra de Dennys de la Parada 22, se acercó Axel con la misma intención. El no me conocía de nada, pero lo saludé como se saluda a un amigo de toda la vida. Estuvimos conversando sobre el teatro puertorriqueño y sobre las dificultades que tenían los actores jóvenes para desarrollarse en su profesión. Había, según él mucho talento que no encontraba salida. Me dijo que estaba ensayando una obra titulada eAgosto Condado de Osage, en la que tendría un papel pequeño. Yo me habría quedado toda la tarde hablando con él, pero tenía un compromiso que cumplir.

Sabía que Axel vivía en un apartamento subsidiado en la calle Diez de Andino, ya que lo había visto un día que fui a visitar a una prima. También sabía que, décadas antes, cuando su carrera de actor florecía, había vivido con Helena Montalbán en un edificio privilegiado del Condado. Son las vueltas que da la vida.

Me pregunto si sus colegas, especialmente los jóvenes, habrán bebido de su sabiduría, o si lo habrán arrinconado como suele hacerse con los viejos en esta  sociedad nuestra.

Por Axel, un brindis en la Navidad del 2012.

Publicado en Teatro. Etiquetas: . Leave a Comment »

Borders cierra sus puertas

El cierre total de las librerías Borders es un hecho. Se acabaron, sono finite. Y pensar que miles de personas acudían a la sucursal de Plaza las Américas (que es la que conozco) a curiosear en sus mesas y anaqueles de forma  libre y un tanto anárquica. Unos compraban, otros leían, otros tertuliaban, otros tomaban café y bizcochitos y otros, también, dormían la siesta.

Como librería tenía la ventaja  de permitirnos deambular a nuestras anchas en una librería-biblioteca, hojeando, navegando tangiblemente entre el conocimiento y el entretenimiento que aún se puede tocar, en una especie de orden desordenado. En cada visita podíamos toparnos con aquel autor, aquel libro, cd, dvd o revista del cual habíamos oido hablar. Sin embargo, ordenar items que no tuviera la librería era otra historia. Jamás logré que me consiguieran alguno, a pesar de llenar el formulario correspondiente. Para conseguir mi desiderata tenía que acudir a Barnes and Noble o Amazon online.

Como biblioteca tenía la gran ventaja de permitirnos acceder directamente a su inventario, sin cortapisas, sin intermediarios. Además, los libros y revistas estaban nuevecitos, cosa que no ocurre con la mayoría de los que encontramos en las bibliotecas. Leer en butacas cómodas o desparrramarnos por el piso es un lujo que solamente se pueden permitir los niños en las bibliotecas infantiles. En cambio su sistema de organización y añaquelaje, desde mi punto de vista de bibliotecaria catalogadora, dejaba mucho que desear.

Cuentan que había personas que escondían los libros que comenzaban a leer para poder continuar en otra ocasión. Vaya mezquindad por partida doble; egoísmo y tacañería. Personalmente presencié una escena que me confirmó que Borders era la Biblioteca Pública de San Juan. Una noche, a la salidad del cine, al filo de las 11:00, se me ocurrió ir a Borders a ver qué ambiente me encontraba. Para mi sorpresa, había un nutrido grupo de lectores, muy concentrados y cómodamente ubicado en sus butacas. Resulta que otro usuario, que estaba buscando en los anaqueles, comenzó a hablar por teléfono y los usuarios lectores lo mandaron a callar.  !Menuda falta de respeto, hablar en Borders!

Lo cierto es que Borders fue una gran amiga que nutrió mi espíritu y aclaró mis dudas. Saramago, Allende, Platón, Salinger, Carl Simonton, Crhistiane Northrup, Weiss, Matute, Esteban Martín, Esmeralda Santiago…Con ellos y muchos otros me comuniqué gracias a Borders. Y eso que predominaban los libros en inglés! Por eso creo que  todos sus clientes dejamos un pedacito de corazón en esta librería que causó sensación durante años y que ahora se apaga. Adónde iremos a leer ahora?

Quiero decir también que lo siento mucho por sus empleados. Lo siento doblemente porque ya Michael Moore había denunciado que Borders les pagaba mal,les escatimaba sus beneficios laborales y les prohibía organizarse. El propio Moore sufrió las consecuencias de su apoyo a los trabajadores de Borders, según relata en Banned by Borders. ¿Será la bancarrota consecuencia de su mala administración y mala fe hacia su personal o producto del efecto de los medios electrónicos, legales o pirateados?  Por otra parte, no es justo que si antes Borders devoró a muchas librerías pequeñas, ahora la fagociten los medios cibernéticos? Me queda un sabor agridulce.